ANDRÉ Y DORINE de Kulunka Teatro

André y Dorine

Soy un apasionado del teatro gestual. Lo confieso. Y si además se utiliza cualquier tipo de máscara, todavía me siento mejor. Ya habíamos avisado con un vídeo, de que podríamos encontrarnos ante una pequeña joya, así que “André y Dorine” estaba en mi lista de “Tengo que ver”.

Pero es que este espectáculo va mucho más allá, una historia conmovedora (difícil retener las lágrimas) y divertida a la vez, una dirección impecable y una técnica abrumadora. El equipo de Kulunka Teatro tiene los tiempos tan medidos (imagino que tras 300 representaciones y 20 países debe estar interiorizado) que desde el punto de vista de la dirección, imparten una clase magistral sobre los “tiempos cómicos”, “mascaras a público” y, claro está, comunicación no verbal.

Kulunka Vs. Familie Flöz

El trabajo realizado con la máscara es muy interesante en esta ocasión: Para quien haya disfrutado de “Familie Flöz” encontrará similitudes técnicas, aunque estos últimos sean más creativos en torno a gags, sin llegar a hilar una historia consistente como ocurrió con “Hotel Paradiso”. Pero André y Dorine son dos personajes a los que vemos evolucionar a través del tiempo, con diferentes formas de moverse que requerirá su edad pero conservando manías, tics y personalidad, con un trabajo actoral que apoya todo el conjunto.

Una delicia visual que quizá se empañe con lágrimas.