Como hacer un casting y no morir en el intento.

como hacer un casting

¿Ya te has cansado de ser un mero espectador y quieres participar en un programa, película o espectáculo como concursante, invitado o incluso como protagonista principal? El único modo (a no ser que te llames Kiko Rivera), es presentarte al fatídico CASTING…

A continuación una serie de reglas para afrontar este tipo de pruebas con seguridad:

El currículum
De igual manera que en otras profesiones, para quien aspira a trabajar delante de una cámara también existe un formato preciso de currículum. Tendrás que indicar todos los elementos que puedan servir al director de casting para valorarte, y si fuera el caso, hacerte una entrevista o una prueba. Para evitar que tu currículum, incompleto o impreciso, vaya a parar a la papelera, sigue al pie de la letra estos puntos.

En primer lugar: ¿Eres mayor de edad? Si no lo eres, tendrás que esperar hasta los 18 años para enviar tu candidatura. Escribe tu CV con ordenador y no a mano sobre un folio improvisado. Sé ordenado, preciso y sobretodo atención a las faltas de ortografía, cualquier procesador de textos lleva un corrector ortográfico, úsalo.

Los datos más fundamentales a indicar son:

Nombre y apellidos.

Lugar y fecha de nacimiento.

Ciudad de residencia.

Número de teléfono de contacto.

Altura, talla de camisa, talla de pantalón, número de pie.

Color de ojos y de pelo.

Estudios

Idiomas

Experiencia en TV, cine o teatro.

Recuerda que no hay que mentir y que las medidas son fundamentales: serán archivadas para ser usadas más tarde por los encargados de vestuario, y por tanto deben ser reales.

La foto
Para quien trabaja en televisión, ante las cámaras, el aspecto físico es fundamental.

Unos apuntes sobre como debe ser la foto que enviarás al director de casting:

  • Se te debe reconocer, aparecer como eres, lo más natural posible, nada de camuflado o impostado.
  • Envía dos fotos, una de primer plano y otra de cuerpo entero. Si quieres ser más profesional y destacar del resto de aficionados envía un composite.
  • Obligatorio sonreir. La sonrisa es quizá la mejor carta a  jugar ante un director de casting.
  • Cuida el aspecto pero no te pongas ropa demasiado vistosa. ¡Prohibidas las poses exageradamente sexys o desnudos!

estudio

La experiencia
Si de verdad te interesa el mundo del espectáculo, debes estudiar y “hacer codos”, para llegar lo más preparado posible al día decisivo. El que sepa hablar con una dicción correcta, quien sepa moverse con desenvoltura ante las cámaras, quien sepa cantar y bailar, tendrá más posibilidades para pasar la prueba.

El talento natural y el aspecto físico pueden ser suficientes para ser elegido para un único capítulo, pero quien tenga por meta llegar a la TV para quedarse el mayor tiempo posible debe estudiar dicción, canto, baile, interpretación, etc.

Vestuario, maquillaje y peluquería.
Si has superado los puntos 1, 2 y 3 quiere decir que te han llamado para el casting. Has superado la primera barrera. Pero ahora llega lo mejor.

Comencemos con tu imagen. ¿Como te debes presentar?¿ Cómo te debes vestir o maquillar el día de la prueba?

  • Ponte ropa que te haga sentir con comodidad y sobretodo que te favorezca. Busca algo bonito pero no excesivo.
  • Evita ir todo de negro o todo de blanco.
  • El peinado debe estar arreglado, para las chicas es casi obligatorio el pelo suelto por la espalda. Un detalle al que tendrás que poner atención es la raya al medio: completamente desaconsejada.
  • Importante: ante la cámara no se puede estar sin maquillaje. Pero es muy difícil imitar el maquillaje profesional para TV que implica tiempo y alguien experto. Así que maquíllate de forma sencilla, sin exagerar. Intenta conseguir una piel homogénea y de resaltar los ojos.
  • Lleva contigo un “kit” para un último retoque antes del gran momento.

Cómo comportarse
Es el gran momento. Sobretodo, llega con antelación, pero no exhausto, sudado o poco concentrado. Se educado y amable. Nada de chicles en la boca. No respondas con ironía a ninguna pregunta. En definitiva, debes estar presente. Estás ahí para demostrar que vales, que tienes talento. El casting no hay que tomarlo como un juego, sino como una ocasión real profesional.

La cámara
Ante ese gran ojo que te examina lo más importante es no dejarse llevar por la emoción, algo que hasta para el más experimentado de los presentadores se presenta puntualmente cada vez que se enciende la famosa luz roja (que avisa de que se está grabando). Antes de comenzar a hablar, respira profundamente y trata de estar concentrado y ser natural al mismo tiempo.

Camaras

El tiempo

No te concederán mucho tiempo para contar todo sobre ti y dar buena impresión. Si no estás preparado, te arriesgas a que el tiempo vuele sin que apenas puedas decir nada. Algunas de las preguntas que pueden hacerte en un casting “genérico” son:

  • Preséntate, cuéntanos quien eres.
  • ¿Qué sabes hacer?
  • Haznos una demostración de lo que sabes hacer.
  • ¿Porqué quieres hacer TV/cine?
  • ¿En que programa o película te gustaría aparecer?

La espera
La espera hasta que obtengas una respuesta puede parecer eterna. Desde el envío del currículum hasta la cita para el cásting pueden pasar semanas, que se pueden convertir en meses hasta que llamen definitivamente para firmar un contrato. Así que no te desesperes y no te rindas. La llamada telefónica que te hará feliz puede llegar cuando menos te lo esperes.

Incluso si el casting no ha salido del todo bien, no se acaba todo ahí, ya que a partir de ese momento tendrán tu ficha que añadirán a una base de datos de la que te pueden llamar para cualquier otro papel en un nuevo casting llamado “call back”.

¡Cuidado con los engaños y los timos!
Los timos está a la orden del día. Presta mucha atención a cualquier persona que quiera aprovecharse de tu motivación y energía. Desconfía de las personas que se las dan de grandes directores y dicen ser celebridades, y mucho más de aquellos que os piden trabajar gratis o incluso poniendo dinero de vuestro bolsillo prometiendo que os lo devolverán en cuanto se tengan beneficios.

Recuerda que para hacer un casting no hay que pagar. No te fíes del que te exija un book hecho en tal fotógrafo o cual estudio, y aún menos pidiendo que antes se asista a un curso de preparación de pago. Verifica y contrasta siempre quien está detrás, para que productora de televisión, teatro o cine trabajan. Pedir siempre un número de teléfono de la oficina que coordina la producción y desconfiad de quien os dé solamente un número de teléfono móvil.

Si sigues estos consejos no te irá del todo mal. Mucha suerte y valor.

(Texto escrito a partir de la guía y consejos de Gianna Tani, directora de casting de Mediaset en Milán.)